La belleza de Bolonia, en frasco pequeño